LA HISTORIA DE NUESTRO PUEBLO

 

Es la pedanía más importante de la Diputación del Albujón. Su nombre procede de la configuracíón írregular del terreno, presentando pequeñas elevacíones o montículos, normalmente de escasa altura, en la zona que limita con La Aljorra, Los Hernández, Los Pérez y Las Lomas).

Su orígen procede de un pequeño caserío, que sobre medíados del siglo XVI, al parecer sólo disponía de dos casas habitadas. Se forma alrededor del camino que conducía desde Miranda a Fuente Álamo, y que enlazaba con otras veredas cercanas. Su pasado está ligado a la agricultura y la ganadería.

 

Se halla localizada entre los poblados de La Aljorra y El Albujón y ha superado una etapa anterior, de escaso crecimiento demográfico. En los años 90, el número de habitantes era de 406, una cuarta parte del total del término del Albujón. Este pueblo vivió estancado a partir de los años 60-70, como consecuencia de la emigración hacía otros países como Francia y las grandes ciudades de la Región de Murcia.

En la actualidad ha experimentado un auge comercial debido a la instalación de industrias como Agromasan (proveedor de materiales para riego controlado) y otras como Mármoles Explocan. S.L., en el paraje del Alto. La industria del adobe (Ceralbujon), instalada en el paraje de la Venta así como el aumento de la agricultura intensiva de regadío y la existencia de empresarios de la construcción, del transporte y del suministro bodeguero, han permitido que este pueblo vuelva a conocer un cierto resurgimiento.

Debido a la construcción en sus cercanías de la fábrica de General Electric, la carretera que atraviesa este poblado y el de La Mina presentaba un denso tráfico de automóviles y transporte pesado, lo que suponía un grave problema para esta pedanía, que se vió solucionado con la reciente construcción del desvío de la Aljorra, enlazando con la autovía de Cartagena desde Miranda hasta el Molino de los Pesetos.

En los años 1930 el maestro era D. Apolo Guerrero Pérez, que impartía sus conocimientos en las llamadas Casas del tío Pastor. En esa misma década de los años 30 fueron maestras de este lugar, Dña. Carmen Córdoba, Dña. Joaquina Martínez, Dña. Pascuala Marín y Dña María Heredia. La escuela de niñas estaba entonces junto a la carretera, cerca de la actual ubicación de la tienda de Francisco Meroño. La escuela de niños estaba situada en la casa de José Díaz.

En Noviembre de 1934 llega a Las Lomas la maestra Dña. María Zarco, y se hospedaría en la casa de Josefa Díaz Roca. En los años 50, el maestro de la escuela de niños era D. Felipe Martinez Sánchez, natural de La Aljorra. En estas escuelas de niñas, en la primera década del siglo XX, se enseñaba sobre todo el arte de la costura y el bordado. Los libros que se utilizaban eran "La Perla del Hogar" y "Juanita", entre otros.

 

Las tiendas más importantes eran la de Isidoro Roca y la de Eloy Sánchez Pérez. En los años 30, en casa de Eloy había un horno, encargándose de la tarea de amasar el pan Salvador Mateo "el llampos". También existía el horno de Benigno Nieto, que era natural del Palmero. Este comercio lo continuaría su hijo, Ángel Nieto y posteriormente el hijo de éste, Benigno Nieto, siendo en la actualidad el principal supermercado de la zona. Otra tienda de comestibles era la de Ginés Pedreño, en los años cincuenta.

Entre los comercios de este pueblo se hallaban los siguientes: la panadería de Joaquín "calcetas", la quincallería de Carmen Pedreño "la Grilla", la frutería de Sebastián "el churro", la tienda de José Navarro "el coleta", la tienda de Pedro Mercader, la tienda de comestibles de Josefa "la Sabina", la verdulería del "Pintado" y las bodegas de Juan Pedreño " el grillo" y de Vicente Roca en Lo Enjuto.

Dedicado al comercio de la almendra se encontraba Alfonso Hernández "el cinaque". El quincallero era Antonio Cavas. El panadero era Pepe Cánovas y como lechero ejercía Juan Navarro "el travesaño"

En los años 1930-1940 encontramos a los siguientes profesionales: como barbero, Arturo Ayala Victoria. Tartanero, Francisco Camión Sánchez (del Albujón). Industriales: Pedro Murcia Roca, Benigno Nieto Sánchez, Juan Conesa Ruíz y Felipe Soto Sánchez. Agricultores, Salvador Hernández-Adieta, José Hernández Carrión, José Solano Antolino, Felipe y Salvador Sánchez Ros, Asensio Hernández Otón, Francisco Pedreño Roca, Isidoro Roca Bernal y Mateo Nieto Izquierdo.

El oficio de la carnicería lo desempeñaba Rafael Moreno "el cano", vendiendo la carne a domicilio con su tartana, y esta profesión le siguió posteriormente su hijo Javier Moreno Otón, con un establecimiento fijo de carnicería.

Otros profesionales de los años 30 eran: como Guardia Jurado estaba Isidoro Ros Garrido (de Lo Enjuto); en el oficio de carreteros: Alfonso Madrid, Juan Martinez Jiménez (de Lo Enjuto), Serafín Ros Pérez, Pedro Miralles Otón y los hermanos Juan, Justo y Valentín Pedreño Hernández. El tartanero era Mariano Moral Saura. El oficio de tintorero lo desempeñaba Leandro Murcia Conesa.

 

En la actualidad se han instalado en la zona importantes empresas de materiales de regadío (Agromasan), granjas de porcino, empresas agrícolas, empresas de atracciones de feria, empresas de construcción (Ginés Pedreño), secaderos de pimientos (Francisco Muñoz), distribuidores de bebidas (Rosique, Hernández) y comercios de alimentación (Supermercado de Benigno Nieto), que han hecho que cambie la fisonomía del poblado y que se observe una mayor prosperidad y desarrollo comercial.

 En la primera mitad del siglo XX no había coches y se utilizaban los carruajes como medio de transporte, haciendo funciones de Arga y de taxi. El cosario era Francisco "el talán", que con su tartana iba desde el Albujón por las Lomas, pasando por la Aljorra y de allí hasta Cartagena.

 

Posteriormente se podía utilizar el taxi de Desueldo Moral o el de Pedro Sánchez (de la Aljorra), para los desplazamientos a las fiestas, o bien para solicitar la asistencia del médico, así como para desplazarse a realizar negocios en las ciudades cercanas. Como empresarios del transporte en este lugar están: Sebastián y Juan Muñoz, Hermanos Ardil. Etc.

En las Lomas encontramos un sub suelo rico en acuíferos. Predominan los pozos artesianos, como el de Paco Muñoz, Asensio Barbero, Eloy Sánchez y el llamado pozo de la Sociedad. Muchos de ellos se dejaron de usar casi por completo, debido a la conversión de zona regable del Trasvase Tajo Segura y tan sólo en épocas de se han vuelto a utilizar o bien para cultivos en los que se puede regar con agua de elevada salinidad.

Hoy vuelven a replantarse viñedos y olivos, a cultivarse esas superficies de hortalizas, aunque persiste todavía el cultivo tradicional del almendro y del algarrobo.

La historia de esta población ha estado ligada a la del Albujón a la de la Aljorra, ya que los vecinos han desenvuelto su vida cultural y económica alrededor de estos dos poblados más importantes: La historia de la Casa de Los Padres, situada en sus cercanías. Es uno de los aspectos más interesantes del devenir social, económico y agrícola de este pueblo.

En lo que respecta a la vida religiosa, no ha existido ermita en este poblado hasta el año 1997, fecha en que se construyó la nueva edificación dedicada al culto, bajo la advocación de la Ascensión del Señor. Los terrenos para este nuevo templo fueron donados por Encarna Sánchez.

Hasta no hace muchos años, los vecinos de las Lomas debían de acudir al templo del Albujón, o bien al de La Aljorra, para cumplir Los preceptos religiosos. Desde unos años antes de construirse el nuevo templo se celebraba la misa dominical en los locales del Centro Social. En cuanto a cementerio, se utilizan  para los enterramientos el camposanto de Pozo Estrecho,  el de La Aljorra o El de Lobosillo. Su fiesta grande se celebra a finales del mes de mayo.

 

Un suceso importante ocurrido en sus cercanías, fue el asesinato de un sacerdote, el párroco de Santa Lucía, durante la guerra civil de 1936. Fue hallado muerto en la llamada "cañada Borja", frente al caserío de Los Hernández, junto a la carretera que se dirige hacia la Aljorra.

Por otro lado, la fiesta ha estado presente en este lugar, como era habitual en estos campos. Se disfrutaba del paseo de los domingos por la calle principal, del camino hasta la ermita del Albujón para asistir a misa y de la visión de las películas de actualidad en el Cine de La Venta que regentaba Paco González.

Igualmente eran esperados con impaciencia la llegada de los festejos de carnaval, en los que se celebraba el típico baile de disfraces y también las fiestas de Pascua, en las que la cuadrilla del Albujón peregrinaba de casa en casa e iba pidiendo el aguinaldo, cantando sencilla composiciones improvisadas y clásicos villancicos. A estos músico les acompañaba, bailando y tocando las castañuelas o postizas, Concha "la Pinilla".

 

Las gentes se divertían en los años 30 y 40, en el Casino. Sociedad Agrícola e Instructiva, situada en la salida hacia Los Vidales de Miranda, en un local propiedad de Patrocinio Estrada y Pedro Antonio Roca. Allí, la lámpara de carburo iluminaba el baile de los mozos y mozas que disfrutaban con los pasos de los bailes de moda. Como el llamado vulgarmente "patatero" (una especie de tango) o la mazurca y el pasodoble.

En este casino se habilitó una zona que le llamaban "el requeme", lugar que estaba destinado al juego de naipes y al consumo de bebidas alcohólicas para los muy entrados en años. A las fiestas acudían los vecinos de Miranda, y las comparsas de La Aljorra (las espigadoras, la comparsa de apaches) y se bailaba al ritmo de los instrumentos de cuerda que tocaban los "talanes".

 

El Casino se trasladaría después a un salón, propiedad de Ángel Nieto, donde estaba el cine principal y se realizaban las principales actuaciones culturales y festivas de la localidad en la carretera principal. En el año 1977 se inauguró la Sociedad Instructiva, que sirve en la actualidad como lugar de reunión, salón de juego y entretenimiento, así como para la celebración de actividades socio-culturales.

La construcción más interesante desde el punto de vista arquitectónico e histórico es la de D. Eloy Sánchez. Se trata de una amplia vivienda, en dos plantas, con otras edificaciones anexas, utilizadas como bodega, cobertizos, cuadras, etc. Su fachada es de estilo ecléctico, sencilla, pero la armonía y la estética de los diferentes tejados, así como los tejadillos que resguardan los vanos de las inclemencias del tiempo, le hace proyectar un agradable y armonioso aspecto. Esta edificación es actualmente propiedad de los herederos de Eloy Sánchez.

 

En los años 70-80 se edificaron barriadas de viviendas adosadas, en la parte noreste del poblado, y últimamente se ha remodelado la plaza mayor, se ha realizado el asfaltado de calles, encintado de aceras, etc., lo que ha configurado un aspecto más acorde con el bienestar actual.

 

Las viviendas de la cooperativa suelen ser de planta baja, adosadas. Con distribución similar y tejado de teja plana alicantina, vertiendo a dos aguas. En los últimos años se han construido algunas viviendas unifamiliares, de tipo más suntuoso, al estilo de modernos chalets.

Una construcción interesante, al menos desde el punto de referencia, es el transformador de energía eléctrica, situado en el camino de Los Pérez. En los límites con la Diputación de la Aljorra e ubican fincas importantes, como la Torre de Los Avileses (Torre Asunción), propiedad de Milagros Pascual de Riquelme, y la finca llamada "del torero" (Villa Rocío), junto a la vereda que separa esta diputación del Albujón de la de la Aljorra. Esta vivienda fue propiedad del famoso torero cartagenero José Ortega Cano, la cual utilizaba como residencia de descanso y veraneo.

Actualmente el pueblo de Las Lomas parece haber iniciado el camino de una recuperación demográfica, mejorando su estética con la construcción de nuevas plazas y jardines, asfaltado de calles, reposición de aceras y alumbrado público, la tan ansiada construcción de su nuevo local social, centro de los principales actos culturales y festivos, así como nuevos proyectos de construcción de viviendas y con la transformación de la agricultura tradicional en otra de mayor rendimiento económico.

 

AGRADECIMIENTOS Y FUENTE: D. ANDRÉS NIETO CONESA, PEDIATRA Y CRONISTA OFICIAL DE LA VILLA DE FUENTE ALAMO.